El famoso Distrito Rojo es un área que la mayoría de los turistas pasan rápidamente (exceptuando quienes están en una despedida de solteros). A pesar de su sórdida reputación, es sorprendentemente uno de los distritos más seguros de Ámsterdam y también de los más antiguos, por lo que tiene una larga y abundante historia. El “Rosse buurt” o el “Wallen” están siendo remodelados con muchas compañías y boutiques creativas que quieren tener la oportunidad de abrir su tienda junto a los burdeles y cafeterías.